Consejos para educar a un gato - Centralvet
1342
post-template-default,single,single-post,postid-1342,single-format-standard,bridge-core-2.4.9,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-23.4,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-7.4,vc_responsive
 

Consejos para educar a un gato

Consejos para educar a un gato

Consejos para educar a un gato

Consejos para educar a un gato

¿Tienes un gatito pequeño en casa o quieres adoptar uno? Si es así, debes considerar educarlo desde temprana edad. Es verdad que un felino es un gran compañero, pero debes saber que puede tener comportamientos que incomoden durante la convivencia.

En nuestra clínica veterinaria Alcorcón asesoramos a nuestros clientes para que les enseñen a sus gatos ciertas conductas básicas. Así el animal tendrá un mejor comportamiento y adoptará hábitos sociales y de higiene adecuados. ¡Presta atención!

Enséñale a utilizar el arenero

Una de las primeras recomendaciones que hacemos en nuestra clínica veterinaria Alcorcón es que el gato aprenda a utilizar el arenero. Y es que ellos realizan esta acción de manera intuitiva prácticamente desde que son cachorros.

Por supuesto, es importante que el arenero sea de un tamaño adecuado para su talla. Es fundamental mantenerlo con arena limpia. Empieza por acostumbrarlo a su presencia. Debes situarlo en un lugar de fácil acceso y alejado de ruidos, así como de zonas de paso.

Trata que no arañe ni a personas ni a muebles

Los gatos por instinto natural se defienden con las uñas, por lo que muchas veces ocasionan arañazos a las personas o los muebles. Para eso, es necesario usar una herramienta fundamental, como el rascador.

En primer lugar, debes colocarlo cerca de la zona de descanso del animal, ya que arañar forma parte de la naturaleza de los gatos. Sirve para que el felino desahogue esta necesidad, lo que te evita muchos problemas. También puedes optar por establecer el rascador como su zona de juegos.

Además, cuando veas que está arañando un objeto, debes guiarlo hasta el rascador para indicarle el lugar correcto. Además, puedes rociarlo con alguna sustancia que les parezca atractiva para que el animal se acerque con mayor facilidad.

Haz que evite las alturas y las zonas de peligro

Las zonas altas son irresistibles para los gatos, ya que les encanta saltar. Sin embargo, para evitar esta situación en nuestro hogar, es necesario habilitarle una zona de descanso en alto para que estén más cómodos.

Por ejemplo, la cocina es el lugar más atractivo y peligroso para las andanzas de los gatos. Por eso, es aconsejable no dejar recipientes de comida y agua en esta estancia, para impedir que accedan a los envases.

Enséñale a que descanse cuando tu descansas

Si quieres evitar molestia nocturnas, ya que los gatos están acostumbrados a estar despiertos de noche, lo mejor es que lo mantengas activo durante el día. Así el animal se adaptará a jugar y estar alerta en el día, para descansar y dormir de noche.

Premiale

Es importante reforzar la recompensa positiva en nuestro gato desde pequeño. Cada vez que muestre una conducta adecuada, es necesario premiarlo con caricias, palabras amables e incluso con alguna comida. De este modo, el animal entiende que cuando actúa bien obtendrá su recompensa.

Asimismo, no debes castigarle ni gritarle cuando muestre conductas indebidas, lo mejor es ignorarlo. En muchas ocasiones, el gato sólo quiere llamar tu atención. Si lo castigas, lo hará de nuevo. En cambio, si no le prestas atención durante un rato, es más probable que deseche estas conductas.

También debes utilizar siempre las mismas palabras para corregirlo, y tiene que ser de inmediato después del delito. De igual manera, no te enfrentes al animal ni lo castigues, ya que tienen un gran sentimiento de dignidad y los puedes herir con facilidad.

Cualquier agravio humano les ocasiona dolor, e incluso puede causarle trastornos psicológicos que afectan la relación contigo.