¿Por qué mi perro pierde pelo? - Centralvet
1339
post-template-default,single,single-post,postid-1339,single-format-standard,bridge-core-2.4.9,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-23.4,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-7.4,vc_responsive
 

¿Por qué mi perro pierde pelo?

¿Por qué mi perro pierde pelo?

¿Por qué mi perro pierde pelo?

¿Por qué mi perro pierde pelo?

La pérdida de pelo en los perros es completamente normal, en especial durante las dos mudas anuales de primavera y otoño.

No obstante, la pérdida excesiva o repentina es motivo de alerta. De hecho, una capa que se cae a mechones o que deja huecos con la piel descubierta en el pelaje, revela un problema más profundo. este debe ser diagnosticado lo más pronto posible por profesionales especializados, como los que encontrarás en nuestra peluquería canina Alcorcón.

En este artículo explicamos las posibles razones de una caída de pelo en los perros y qué puede ocultarse tras esto.

Por reacciones alérgicas

La dieta juega un papel crucial en el fenómeno de la caída del pelo. Esto puede influir y ocasionar alergias de tipo alimentario, así como picaduras de pulgas, el polen o el polvo.

En estos últimos casos, existe la llamada pérdida de pelo secundaria, que es el resultado de rascarse frenéticamente. Las manchas rojas e hinchadas, así como la picazón, deben llevar a una consulta para determinar la causa exacta de la alergia.

A continuación, presentamos algunas causas de estas reacciones alérgicas que como peluquería canina Alcorcón recomendamos prestar atención:

  • Si la causa es la dieta, un cambio en la misma puede ayudar a tratar este problema muy rápidamente. Es importante desparasitar a la mascota con regularidad. Los problemas intestinales pueden provocar múltiples síntomas y debilitar el sistema inmunológico.
  • Una alergia a la saliva de la pulga produce dermatitis. Cada picadura provoca una reacción inflamatoria seguida de una picazón severa. Por eso, debe tratarse con frecuencia las pulgas y garrapatas. Sobre todo, porque con estas últimas se corre el riesgo del contagio de la enfermedad de Lyme, una patología infecciosa con graves consecuencias para los humanos.
  • Si el tratamiento contra pulgas y garrapatas no es suficiente para calmar la dermatitis y frenar la caída del pelo, la causa puede ser atópica. Es decir, está ligada a alérgenos inhalados por el animal (polen, polvo, ácaros y otros). Es necesario determinar la causa y tratar con antihistamínicos y antinflamatorios para aliviar al perro.
  • La alergia de contacto es más rara. La provoca una sustancia alergénica que de forma ocasional entra en contacto con el animal (planta, producto doméstico, plástico de un juguete o arnés). Una vez que se identifica la causa, es fácil eliminarla para aliviar a la mascota y brindarle un ambiente menos agresivo.

La propia muda de pelo

Los perros pierden pelo por muchas razones, pero la más frecuente es la muda estacional. Es común que si se tiene un perro en la casa se note el patrón de muda.

Es posible toparse con el término «pelo que sopla». Se refiere a ciertas razas que experimentan un dramático desprendimiento estacional un par de veces al año y pierden una cantidad extraordinaria de pelaje en tan solo un par de semanas. Cuando esto sucede, el animal tendrá un pelaje menos completo por un tiempo.

El desprendimiento normal por lo general aumenta a lo largo de las estaciones de primavera y verano. Esto tiene sentido cuando se piensa que es cuánto más calor hace afuera durante esta estación. Esto significa que se necesita menos pelo para mantenerse caliente.

Aunque el perro experimente un pelaje alborotado o un desprendimiento estacional regular, no se debería notar ningún punto o parche calvo.

Para solucionar esto, no hay mucho que se pueda hacer. Es una parte natural de las razas peludas. Se puede ayudar en este proceso al cepillar con más frecuencia durante la primavera y el verano.

El aseo también proporciona más control sobre dónde termina todo el pelo que se cae. En lugar de encontrarlo todo en la ropa y sofá, se puede recolectar todo en el cepillo y tirarlo a la basura.

Infecciones por parásitos

Si el perro tiene alopecia areata, que se trata de pelo que se cae de forma constante sin rascarse. Además, presenta enrojecimiento, costras o inflamación. Es muy probable que sea portador de parásitos externos, como pulgas, sarna o tiña.

En este caso se debe llevar al veterinario para que le proporcione un tratamiento adaptado a su salud y a esta caída del pelo.

Enfermedades de origen hormonal

Los problemas de la piel son indicadores comunes de problemas hormonales en las mascotas. Se evidencian cambios en el color de la piel y el pelaje como la consistencia, grosor o distribución del manto. Es posible que se empiecen a encontrar mechones de pelo en la casa.

El perro puede lamerse, rascarse o morderse el pelaje con más frecuencia debido a la irritación.

Además, los desequilibrios hormonales pueden causar cambios en el apetito, el peso y el nivel de actividad del animal. Incluso si estos síntomas no son causados por un problema hormonal, es importante visitar un hospital de animales para averiguar cuál es el culpable para que pueda iniciarse el tratamiento de ser necesario.